Periodismo independiente para la promoción y defensa de los Derechos Humanos, la Democracia y la Paz
 




Publicado el 9 de abril de 2013

PARTE III (Investigación)
Más recursos para una cicloruta inconclusa

Pese a las presuntas irregularidades en la contratación, los sobrecostos, la doble contratación y el incumplimiento del contrato de construcción, el gobierno nacional aportará un poca más de $150’000.000 para un supuesto “mejoramiento del separador” de esa obra, que debió hacerse durante el tiempo del contrato.

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Sabana de Torres es un municipio enclavado en el Magdalena Medio, sobre la Troncal del Magdalena, ahora llamada “Ruta del Sol”; hace parte del departamento de Santander, a unos 110 kilómetros de Bucaramanga, la capital. Es el tercer municipio santandereano, después de Barrancabermeja y Puerto Wilches, que más regalías recibe por explotación de hidrocarburos, sin contar que es la única región colombiana donde existen minas de arenas silíceas, las mismas utilizadas para la fabricación del vidrio, pero que por ese concepto no recibe regalías.

En la carretera de acceso, entre la “Ruta del Sol” y el caso urbano, se construyó en el 2011 con recursos de regalías, una llamada ciclo-ruta con el fin de mejorar la movilidad de quienes tienen como medio de transporte una bicicleta, que aún se confunden con el tráfico pesado que por allí transita. Sin embargo “la cura es peor que la enfermedad”, porque esa obra se convirtió en un ‘dolor de cabeza’ para los sabaneros que hoy poco la utilizan por la incomodidad para transitarla, porque su iluminación en horas nocturnas es deficiente y porque no está terminada en su totalidad, -aún faltan 500 metros- pese a que los gobiernos que la construyeron (municipal y departamental 2008-2011) la inauguraron y, porque el saliente secretario de Infraestructura del actual gobierno seccional, Enrique Bueno Rey, la recibió a ‘entera satisfacción’.

Para colmo de males, a finales de 2012 el OCAD le aprobó nuevos recursos para terminar lo que el contratista inicial incumplió con el visto bueno del entonces alcalde, Uriel Velandia Gutiérrez; del hoy ex gobernador, Horacio Serpa Uribe, del supervisor departamental Jorge Alejandro García Henao y de Enrique Bueno Rey, hoy ex secretario de Infraestructura del actual gobierno departamental, quien la recibió como si el contrato de construcción se hubiera cumplido a cabalidad.

LA HISTORIA

La construcción de la Cicloruta, se gestó en el Convenio 1380, firmado entre el gobernador de Santander, Horacio Serpa y el alcalde de Sabana de Torres, Uriel Velandia Gutiérrez el 29 de octubre de 2010 por valor de $3.263’356.691. De dicho Convenio se derivó por parte de la Alcaldía municipal de Sabana de Torres, el contrato de Obra Pública 006 de 2011 con Consorcio Sabana de Torres, por un valor de $2.455’287.414, cuyo objeto es:“ Construcción cilcoruta y paseo peatonal vía Sabana de Torres-La Gómez”, más un adicional de $ 250.002.262 para un total de $2.705’289.676. A este valor se agregaron otros contratos y subcontratos complementarios hasta llegar a la suma total de $3.263’356.691, que es el costo de la obra.

El Consorcio Sabana de Torres estuvo representado por Óscar Iván Monsalve Villabona e integrado por las firmas Pavigas y MCI Ingenieros Contratistas, que inició la obra el 23 de marzo de 2011.

ESPECIFICACIONES

“El proyecto contempló la construcción de 4.750 metros lineales de una doble calzada para bicicletas, hecha con  base granular y terminada en concreto asfáltico, separada de la vía vehicular por una zona verde arborizada con especies de la región; un andén para paseo peatonal, iluminación ornamental y una zona verde de separación con la vía vehicular actual, precedida de obras de construcción de un terraplén en recebo compactado, que serviría de ampliación de la banca y de soporte de las obras a construir y un talud lateral arborizado. También se contemplaban obras hidráulicas para el control de las aguas de escorrentías. La “zona verde arborizada con especies de la región” fue la obra no ejecutada, por lo que ahora debe gastarse los nuevos recursos aprobados.

La cicloruta se construyó en el 2011 con grandes expectativas, generadas por los gobiernos departamental y municipal de la época, de que Sabana de Torres se iba a convertir en un sitio turístico por la construcción de la obra, sin embargo, dos años después, la cicloruta no llena las expectativas anunciadas, pues su estado hoy es deplorable ante su no terminación total y la corrupción que la construcción generó, de acuerdo con lo expresado por líderes de la comunidad sabanera.

INCUMPLIMIENTO DEL CONTRATO Y MALA CALIDAD DE LA OBRA

De acuerdo con la información recogida por esta investigación, corroborada por uno de los investigadores de la Contraloría de Santander, cuyo trabajo no ha sido tenido en cuenta por el titular de esa entidad, Argemiro Castro Granados, sobre el terreno se observa la ejecución de obras con irregularidades que merecen atención por parte del gobierno, tanto del departamento de Santander como del municipio Sabana de Torres.

Algunas de esas deficiencias son:
1. “Las losas en concreto del andén, ya están deterioradas, presenta fisuras y levantamiento en algunos sectores, como se aprecia en las fotografías que acompañan este informe, lo que demuestra la mala calidad de los materiales y proceso constructivos”.
2. “No se encontró la valla informativa del proyecto, exigida en el contrato”.
3. “La pintura del puente peatonal ya está en mal estado”.
4. “No fue sembrada la arborización estipulada en el contrato”.
5. “Los andenes, los bordillos y las tapas de sumideros, ya están en mal estado”.
6. “Algunos sectores de la ciclo ruta se inundan, en época invernal, ante el desnivel que presenta el piso”.
7. “La ciclo ruta, no es utilizada por la comunidad ya que por efecto del viento, es invadida por una gran cantidad de arena y residuos pétreos, que provienen de las zonas cercanas, problema que debió preverse en la etapa de diseño; por esto  no satisface las necesidades de la comunidad planteadas en el informe de conveniencia y oportunidad”.
8. “No se previeron las acciones necesarias para  garantizar la seguridad de las personas que utilizan el paseo peatonal y la ciclo-ruta, quienes deben lanzarse a la vía vehicular, con lo que exponen su integridad física. Es por esto que el proyecto tiene poca accesibilidad y comodidad”.

SUBCONTRATOS “A LA LATA”

La cláusula Décima Cuarta “Subcontratos”, dice: “El contratista, solo podrá subcontratar el objeto del presente contrato, con autorización previa y escrita del municipio”. Dentro del expediente documental que reposa en la entidad contratante, se encuentran varios subcontratos  de obra sin la previa autorización de la entidad como lo ordena el contrato.

Los subcontratos firmados por el contratista son los siguientes:
Subcontrato Nº 1: Para el transporte para la construcción ciclo ruta y paseo peatonal vía Sabana-La Gómez, municipio de Sabana de Torres, Santander”, por valor de $111'800.000, entregado a Leonard Mauricio Higuera Becerra.

Subcontrato Nº 2: El contratista se obliga con el contratante a atender las obras necesarias para la construcción capa de rodadura para la ciclo ruta y paseo peatonal vía Sabana-La Gómez, municipio de Sabana de Torres, Santander”, adjudicado a la firma Pavimentos Andinos SA por $501'435.151.

PRESUNTOS RESPONSABLES DISCIPLINARIOS

Para funcionarios de la Contraloría de Santander que conocen de este contrato, Edgar Augusto Pedraza Gómez, ex secretario de Infraestructura de Santander; Uriel Velandia Gutiérrez, ex alcalde de Sabana de Torres; Jorge Alejandro García Henao, supervisor del departamento y el interventor Nixon Calderón Mora, podrían ser responsables disciplinarios al violentar las normas sobre contratación, eficiencia, eficacia, economía, entre otros aspectos.

Como posibles responsables fiscales, por violación de la Ley 610 de 2000 y, del artículo 25 de la Ley 80 de 1993, podrían estar involucrados el ex alcalde Velandia Gutiérrez; Óscar Iván Monsalve Villabona, representante legal del Consorcio Sabana de Torres (ejecutor de la obra), estipulándose el presunto daño fiscal en $118'715.742,50.

HAY MÁS

Además de los anteriores, y dentro de la ejecución de la misma obra, existen otras presuntas irregularidades como la firma de dos contratos para ejecutar el transporte de escombros dejados por la obra.

Uno de esos subcontratos fue entregado a Consorcio La Sabana 2011, representado por Fabián René Mendoza Rodríguez, hermano del en ese momento, director del Indersantander, Diego Fernando Mendoza Rodríguez, dirigente político liberal natural de Sabana de Torres, de la corriente de Horacio Serpa.

Otro ítem que agrava la situación, es que el hasta hace poco secretario de Infraestructura de Santander, Enrique Bueno Rey, recibe a 'satisfacción' una obra inconclusa, con errores de construcción, sobrecostos y una situación grave: “De nada le ha servido a los sabaneros para mejorarle su calidad de vida”, según la propia comunidad “que aún se lanza a la carretera exponiéndose a ser arrollados por los automotores, ante la pésima calidad de la obra”, tal como lo denuncian voceros de la sociedad sabanera. 

Los trabajos fueron entregados a medias por el Gobernador Serpa al finalizar su mandato en el año 2011 con una placa donde reza su nombre, instalada en un sector barroso, sin ninguna obra de arte ni empradización como dice el contrato. “Para rematar” como dicen los sabaneros, el supervisor de la obra por parte del departamento, Jorge Alejandro García Henao, en su informe acepta que los trabajos están terminados y por ende la secretaría de Infraestructura los recibe a satisfacción.

VINCULACIÓN CON CARTELES DE LA CONTRATACIÓN

La interventoría de la obra fue adelantada por una empresa dedicada, según su razón social, a menesteres propios de la salud. Su nombre: SISCOL, Servicios Integrales en Salud de Colombia Ltda., que unida a la Cooperativa Nacional para el Fomento y Desarrollo Municipal, COOPMUNICIPAL, entidad vinculada con Julio Gómez y el Cartel de la Contratación descubierto en Bogotá, conformó el Consorcio SISCOOP que recibió en comienzo la suma de $155'006.984, según Contrato 001 de 2011.

La ciclo-ruta y el paseo peatonal de Sabana de Torres, como un alto porcentaje de los contratos de obras adelantados en el gobierno del Horacio Serpa Uribe, tuvo sobrecostos que incrementaron su valor inicial. Es un trabajo cuestionado por haber sido entregado sin estar terminado en su totalidad, pese a que Serpa Uribe se tomó fotos al lado de la placa que muestra su lleva, como para dejar constancia que fue en su Gobierno seccional donde se construyó esta obra inconclusa que no brinda la seguridad anhelada por ciclistas y peatones que entran y salen del casco urbano de Sabana de Torres hacía la Troncal del Magdalena o Ruta del Sol.

El proyecto que pretendía motivar el turismo hacia el corregimiento La Gómez, y se promocionaba como un sitio para eventos y actividades deportivas, recreativas y culturales, es hoy foco de críticas por el deplorable estado en que se encuentra, sin que se les aplique sanción alguna a los responsables.

INCUMPLIMIENTO DEL CONTRATO Y MALA CALIDAD DE LA OBRA

De acuerdo con la información recogida en las investigaciones periodísticas adelantadas, sobre el terreno se observa la ejecución de obras con irregularidades que merecen atención por parte de la Contraloría General de la República, como de la Contraloría General de Santander, la Procuraduría y Fiscalía General de la Nación.

Entre esas deficiencias está la de no haberse sembrado la arborización enunciada en el Convenio 1380 de 2010 entre la gobernación y el municipio y el contrato de obra 006 de 2011.

Según el convenio y el contrato indicados, la arborización consistía en la siembra de 800 árboles por valor unitario de $26.000, para un valor total de $20’800.000, más la empradización de las llamadas zonas verdes. Esto conlleva a que se inviertan más recursos como se verá más adelante.

Según un informe que reposa en el despacho del Contralor de Santander, estas son algunas de las irregularidades que presenta la obra inconclusa, hoy recibida por el gobierno departamental:

POSIBLES RESPONSABLES

Según el resultado de una auditoría que está en el despacho del Contralor del departamento, Argemiro Castro Granados, podrían presentarse dos hallazgos: Uno de tipo fiscal y otro disciplinario.

El primero, (Hallazgo Fiscal) al ser violadas las Leyes 610 de 2000 y 80 de 1983 en su artículo 25, lo que cobija como presuntos responsables a Uriel Velandia Gutiérrez (Ex alcalde de Sabana de Torres) y a Óscar Román Monsalve Villabona (Representante legal del Consorcio Sabana de Torres. Por dicho hallazgo, los inculpados pagarían la suma de $118’715.742,50.

El segundo (Hallazgo Disciplinario) por violar el artículo 48 de la Ley 734 de 2002; los artículos 1602 y 1603 del Código Civil Colombiano; y los numerales 7 y 12 del artículo 25 de la Ley 80 de 1993, saldrían como responsables el ex secretario de Infraestructura del departamento, Edgar Augusto Pedraza Gómez;el ex alcalde de Sabana de Torres, Uriel Velandia Gutiérrez; el supervisor de obra por parte del departamento, Jorge Alejandro García Henao y, el interventor de la obra, Nixon Calderón Mora.

MÁS RECURSOS PARA LA NUEVA OBRA

Pese a todas las anteriores irregularidades e inmoralidades en la administración pública sin que se hubiese aplicado la póliza de cumplimiento firmada por el contratista, ahora se anuncia la inversión de otros recursos, (asumidos al igual que el convenio 1380 de 2010, con las regalías por hidrocarburos) para el  “Mejoramiento separador ciclo-ruta Sabana-La Gómez por medio de la Empadrización por Estolón y Plantas Ornamentales en el Municipio de Sabana de Torres, Santander”, lo que “puede constituirse en undolo”, según indican expertos en contratación oficial, por cuanto dichos trabajos debieron ser ejecutados dentro de la etapa de construcción de la ‘Ciclo Ruta y Paseo Peatonal La Gómez-Sabana de Torres.

Los nuevos recursos a girar por el gobierno nacional, a instancias de los OCADs departamental y regional, fueron aprobados el pasado 2 de noviembre de 2012 por valor de $156’490.428. Como su nombre lo indica, las zonas verdes que no fueron cubiertas por el incumplimiento del contrato de Obra Pública 006 de 2011 con Consorcio Sabana de Torres, serán sembradas con estolón, una especie de grama que cubrirá el terreno hoy está al descubierto, complementado con plantas ornamentales.

Mientras se firma el nuevo contrato de Obra Pública, la comunidad de Sabana der Torres está expectante, pues sus líderes han indicado que no permitirán un nuevo derroche de dineros públicos como ocurrió con el convenio, los contratos y subcontratos firmados por los pasados gobiernos  departamental y municipal.

Han indicado que están dispuestos a tomarse la Troncal del Magdalena hoy Ruta del Sol, para exigir que no se les irrespete más con obras oficiales que son anunciadas con ‘bombos y platillos’ que terminan como un fiasco para la población, pero con buenos réditos para gobernantes y contratistas.

Leer también: (PARTE IV-INVESTIGACIÓN) Más recursos para una Cicloruta inconclusa


El Periódico Portada no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad directa del usuario que los escribe.
El Periódico Portada se reserva el derecho a eliminar aquellos que agredan a otras personas, utilicen un lenguaje vulgar, o sean comentarios sobre publicidad de cualquier tipo.