Periodismo independiente para la promoción y defensa de los Derechos Humanos, la Democracia y la Paz
 




Publicado el 28 de febrero de 2013

PARTE II (Investigación)
Secretario de Infraestructura debe decir la verdad sobre
la contratación del pasado gobierno de Santander

En el ambiente se tiene la sensación que el Secretario de Infraestructura de Santander, quiere ‘tapar’ la realidad de la contratación inconclusa dejada por el ex gobernador Horacio Serpa Uribe. Además de no contestar derechos de petición sobre el particular, la Contraloría
de Santander tiene conocimiento de este hecho, pero parece no importarle.

En la primera parte de esta investigación, el Periódico Portada dio a conocer la forma como el secretario de Infraestructura del departamento, Enrique Bueno Rey, parece que quiere tapar a toda costa, la presunta contratación irregular ejecutada por su antecesor, el ingeniero eléctrico Edgar Augusto Pedraza, de quien se dice en los pasillos de la gobernación, utilizó 26 empresas suyas y de sus amigos, para entregarles la interventoría de obra pública contratada con entidades locales y foráneas, que llegaron a Santander como una forma de pago de favores políticos del entonces gobernador Horacio Serpa Uribe.

En esta segunda parte se presentan hechos concretos, conocidos por funcionarios de la Contraloría de Santander sobre irregularidades, no solo en la contratación sino en los archivos de la contratación, lo que hace más elocuente la manera irregular con la que fue manejada la oficina de Infraestructura, la que, según especialistas en contratación, fue la más corrupta a lo largo del cuatrienio del gobierno Serpa Uribe; Edgar Augusto Pedraza es ahijado de matrimonio de su entonces jefe laboral y actual jefe político, Horacio Serpa Uribe.

SOSPECHOSA PÉRDIDA DE DOCUMENTOS

De acuerdo con una auditoría adelantada por funcionarios de la Contraloría de Santander y conocida por el Periódico Portada, en la Secretaría de Infraestructura del departamento, en algunas carpetas de los contratos objeto del muestreo, “se verificó que no reposan todos los soportes respectivos, sus documentos no se encuentran en orden secuencial y no están debidamente foliados, hecho que evidencia fallas en la gestión de alimentación y control documental, confirmando un incumplimiento de la Ley de Archivo, lo que dificulta el proceso de verificación al cumplimiento de todos los requisitos establecidos en los procedimientos de la entidad y pone en riesgo de pérdida, cambio o alteración a dichos documentos”.

Este hecho se evidencia en un buen número de contratos, donde no hay historia de los mismos por cuanto la documentación que debe estar archivada, se encuentra desaparecida. Quienes conocen del manejo archivístico, aseguran que este manejo se da para ocultar la corrupción que imperó en la contratación, lo que de por sí es una acción que debe ser sancionada por la Procuraduría General de la Nación, “que ‘brilla’ por su ausencia cuando se trata de investigar los actos de Horacio Serpa”.

LOS SOBRECOSTOS DE SERPA

Los aumentos de los valores reales en la contratación, con el aval del gobernador Serpa y los errores en los estudios y diseños, estuvieron presentes en un alto porcentaje de las obras contratadas por el pasado gobierno, sin embargo el actual Secretario de Infraestructura, Enrique Bueno Rey, permanece callado y con evasivas hacia la prensa, trata de ‘sacar en limpio’ a su antecesor.

Un ejemplo claro de lo anterior, es el Contrato 1670 de 2010 "Mejoramiento de la vía la Ye del Intra-Aeropuerto Yariguies”, que se ejecutó en  Barrancabermeja.

En la obra de 3.500 metros, el gobierno de Serpa pagó cerca de $3.427’000.000 por kilómetro, teniéndose en cuenta que la obra costó $11.994’258.783,38 luego de tener un sobre costo de $2.023'879.225,35. El valor inicial era de $9.970'379.558,03. Los trabajos fueron proyectados para construirse en 6 meses, pero el contratista solicitó otros 3 meses más.

Es más, el "Mejoramiento de la vía la Ye del Intra-Aeropuerto Yariguies” se proyectó, según el contrato, para ser ejecutada con separador central, sin embargo la obra fue entregada como una simple carretera que lleva al aeropuerto, donde el peligro de accidentes continúa latente.

La investigación estableció además que la Universidad Industrial de Santander, encargada de hacer los diseños, “al parecer puede ser responsable de la realización de unos diseños deficientes, que presentan errores de conceptualización generados por descuidos en la fase previa de planificación y estudio de los sitios específicos de cada uno de los lineamientos de las vías objeto de estudio”, lo que provocó los sobrecostos.

De estos hechos anómalos, la actual Secretaría de Infraestructura, no ha dado a conocer su postura sobre los presuntos daños fiscales acaecidos con el incumplimiento del contrato que ordenaba construir la vía con separado central y sobre las fallas en la elaboración de los planos y diseños que, al parecer provocaron los sobrecostos finales. 

Del incumplimiento del contrato, así como de las fallas en la realización de los “estudios ineficientes”, el responsable es el Secretario de infraestructura de le época, Edgar Augusto Pedraza “por haber realizado un proceso de selección contractual, sin verificar que los diseños estructurales cumplieran a cabalidad los requerimientos necesarios para ejecutar dicho contrato y no se estuviera presentando los inconvenientes actuales”. Sin embargo nada se conoce sobre si por las fallas encontradas, fueron ejecutadas las pólizas que cobijaban los contratos por parte de la Secretaría de Infraestructura y si la Contraloría de Santander puso en conocimiento de las presuntas irregularidades a la Procuraduría regional.

HOSPITAL DEL MAGDALENA MEDIO

En la remodelación del Hospital Regional del Magdalena Medio, obra entregada a un destituido gobernador liberal del departamento de Córdoba, amigo personal y político de Horacio Serpa, sin que el contratista hubiera tenido necesidad de trasladarse desde Montería a Bucaramanga para firmar el contrato; se contabilizaron sobrecostos con relación al precio inicial de $8.529’133.984. El sobrecosto está por el orden de los $3.924’808.403 con ampliación al plazo para la entrega y, sin embargo, desde el 11 de febrero de 2010 cuando se inició la obra, a junio de 2012, esta solo había avanzado en un 55%, con los trabajos paralizados.

Aquí tampoco ha habido actuación del actual gobierno de Santander para hacer valer las pólizas de cumplimiento; el gobernador Richard Aguilar indicó en Barrancabermeja que se necesitan otros $7.000’000.000 para terminarlo.

Como el hoy gobernador dijo en su época de campaña, “era mejor haber tumbado la actual edificación para haberla construido nuevo y no se hubiera gastado tanto dinero”. Fue otro de los contratos entregados por el hoy ex gobernador Horacio Serpa Uribe a sus benefactores políticos y financieros del pasado, todo pagado con los recursos de los santandereanos y las autoridades seccionales se mantienen calladas.

CONTRATISTA CONSORCIO HOSPITAL SANTANDER
VALOR $8.529’133.984
VALOR ADICIONAL $3.924’808.403
VALOR TOTAL $12.453’942.387,11
FECHA DE SUSCRIPCION  DICIEMBRE 15 DE 2010
PLAZO INICIAL DOCE MESES
PLAZO ADICIONAL  CUATRO MESES
FECHA DE INICIO  FEBRERO 3 DE 2011
FCHA DE TERMINACIÓN  SEPTIEMBRE 6 DE 2012

El contrato, a la fecha de esta auditoría, junio de 2012, como se dice arriba se encontraba en ejecución con un porcentaje cercano al 55%. La responsabilidad recae en el pasado gobierno que permitió el inicio sin estudios ni diseños, tal como lo dijera en su momento uno de los responsables de la obra, por lo que hubo que ser rediseñado sobre la marcha, ante exigencias del Ministerio de la Protección Social. Aquí se denotó falta de planeación que es una manifestación del principio de economía.

Para el funcionario de la Contraloría que auditó este contrato, el presunto responsable es el Secretario de Transporte e Infraestructura de la época, Edgar Augusto Pedraza, “por haber realizado un proceso de selección contractual, sin verificar que los diseños estructurales cumplieran a cabalidad los requerimientos necesarios para ejecutar dicho contrato”. Varios meses después de haber sido inspeccionada la obra, no se conoce sanción alguna para el “presunto responsable”, ni un pronunciamiento oficial del Contralor de Santander, Argemiro Castro Granados, quien ha mantenido absoluto mutismo sobre este o y otros contratos donde la corrupción fue latente por parte del pasado gobierno departamental.

En la tercera parte de esta investigación se conocerán las presuntas irregularidades cometidas en la construcción de un ciclo-paseo en el municipio Sabana de Torres donde fueron utilizados recursos de las regalías que recibieron el municipio y el departamento de Santander, provenientes de la explotación de hidrocarburos y hasta el momento la Secretaría de Infraestructura de Santander ni la Contraloría Regional no han hecho ningún pronunciamiento.

Leer también: (PARTE III-INVESTIGACIÓN) Más recursos para una Cicloruta inconclusa


El Periódico Portada no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad directa del usuario que los escribe.
El Periódico Portada se reserva el derecho a eliminar aquellos que agredan a otras personas, utilicen un lenguaje vulgar, o sean comentarios sobre publicidad de cualquier tipo.